Algunas notas sobre la perversión a partir de «Pegan a un niño»