¿De dónde toma un discurso su verdad? De la identificación al semblant