Jornadas del Cartel 2021


Los días viernes 30 y sábado 31 de julio se realizarán, de manera remota por plataforma Zoom, las Jornadas del Cartel de la EFA.

Las Jornadas son una actividad abierta y no arancelada. Inscripción: escuelafreudianadelaargentina@gmail.com

PROGRAMA

Viernes 30 de julio

13,45hs. Palabras de apertura: Laura Fumarco

14,00hs. Dialéctica del Falo y el Goce en “La Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano”
Alejandro Antagli – Mariano Flores – Hugo Kohn
+1: Jorge Linietsky
Coordina: Lilia Cristiani

14,45 hs. Semblante y verdad en los discursos
María Cristina Babich – Cristina Curuchelar – Pablo Di Giovanni – Analía Freiberg
+1: Alicia Russ
Coordina: Graciela Zagarese

15,45hs. La significación del falo o la nada de la nada
Mariano Flores – Sol Haime  – Marta Maceira – Augusto Sasso
+1: Jorge Linietsky
Coordina: Liliana Sacierain

Break

17,00hs.¿Con qué hablamos?
Florencia Arias – Julia Vallejo – Emiliano Verona – Eliana Zeferino
+1: Norberto Ferreyra
Coordina: Ana Lanfranconi

18,00hs. Kant con Sade. Lecturas críticas: su goce
Andrés Barbarosch – Patricia Gaviola – Ana Lanfranconi – Susana Stanisio
+1: Norberto Ferreyra
Coordina: Mariana Castielli

19,00hs. El análisis: la lógica en juego
Verónica Cohen – Clelia Conde – Adriana Hercman – Juana Sak – Noemí Sirota
+1: Ursula Kirsch
Coordina: Laura Fumarco

Sábado 31 de julio

10.00hs. Del mito a la estructura: el Nombre del Padre
Ricardo Arraga – Marta Basso – Ivone Meggiolaro – Liliana Pecchia
+1: Noemí Sirota
Coordina: Liliana Sacierain

11.00hs. La angustia como traducción subjetiva del a
Helena Casas – Ana Laura García – Irene Glecer – María del Rosario Tosso – Graciela Zagarese
+1: Anabel Salafia
Coordina: Lilia Cristiani

12.00hs. Los nombres del Padre: sus consecuencias en el amor
Andrés Barbarosch – Verónica Cohen – Guillermina Díaz – Oscar González – Alicia Hartmann
+1: Norberto Ferreyra
Coordina: Mariana Castielli

Break

14,00hs. Inconsciente y Producción
Patricia Gabrielli – Paula Naccarato – Marisa Plastina – Liliana Sacierain
+1: Noemí Sirota
Coordina: Graciela Zagarese

15,00hs. La creencia, su lugar en la transferencia
María Cristina Bacchetta – Miriam Dios – Tamara Dolgiej – Cecilia Goroyesky – Mirta Guzik
+1: Norberto Ferreyra
Coordina: Ana Lanfranconi

16,00hs. A propósito de la interpretación de y en la transferencia: vamos (a) atolondrarnos
 Alicia Hartmann – Jorge Linietsky – Marta Nardi – Noemí Sirota
+1: Norberto Ferreyra
Coordina: Laura Fumarco

Palabras de cierre: Adriana Hercman


EL CARTEL

El cartel en la Escuela es una de las formas en que el psicoanálisis se hace acto en el sentido de la formación del analista. ¿Cómo dar mayor precisión al hecho de que, siendo un dispositivo grupal, busca reducir a su mínima expresión los efectos de grupo, de masa? Si el psicoanálisis no es una profesión. ¿Cómo estudiar psicoanálisis sin que se transforme en una acumulación de saber, en un modo de malestar con otros por los diferentes e inevitables avatares que toma la vertiente imaginaria en el lazo social? Cuando Lacan dice que con el acto analítico inaugura el método de una teoría en cuanto que ésta no pueda tenerse por irresponsable de lo que se comprueba de hechos por una práctica, nos señala una dirección en el sentido de la singularidad de una formación que esté hecha de la estofa del acto analítico.

El cartel es una condición de agrupación para la formación en psicoanálisis y es una de las condiciones inherentes al desarrollo de una Escuela. ¿A qué se refiere Lacan cuando propone el cartel como un anudamiento entre tres y cinco personas, cuatro es lo justo? La lógica del nudo borromeo que orienta al analista en su práctica y en su formación señala que dos no hacen nudo. Si no hay agujero entre los dos, hacen masa, se pegotean. Se necesita el impar, el tres para separar y para que cada anillo tenga de donde agarrarse. Por esta lógica, si uno se suelta, se sueltan los otros dos. El más uno anuda y eso hace cuatro. Anudamiento de los tres registros, RSI sin ninguna jerarquía de uno sobre el otro, por un cuarto nudo: lo singular, lo propio del sujeto. Por otra parte, en las Jornadas de carteles de Paris de 1975 Lacan indica que propuso la palabra cartel porque evoca [por su referencia a los blasones de la heráldica compuestos de cuatro partes relacionadas entre sí] a cuatro. “Detrás de la palabra cartel”, nos dice, está “Cardo [palabra latina que significa eje, bisagra], es decir la palabra eje” [Gond en francés]. Gond significa gozne, bisagra. Entonces, el cartel en su función de bisagra hace posible un juego, una movilidad, un giro. El cartel participa de una lógica nodal cuyas articulaciones hacen posible el juego, abrir y cerrar, sin desanudarse hasta que se desanudan y se forman nuevos anudamientos.

El anudamiento que implica el cartel se realiza por transferencia de trabajo con algunos otros y en relación al tema que los convoca. La función del más uno es relanzar el trabajo de cada cual y del cartel frente a los obstáculos; su función resguarda la falta por la que el objeto es causa. En tanto causa, el trabajo del cartel ejerce una función de empuje: el grupo, así como cada integrante son convocados a elaborar un producto, un estado de trabajo o conclusión a ser presentados en las jornadas de carteles. El producto propio de cada uno, ese recorrido singular, no es sin los otros. Por la castración, en función en el dispositivo, el trabajo del cartel tracciona (drang) a que cada cartelizante diga, que diga algo más, que diga algo en nombre propio, algo propio, que lo haga sujeto de su decir y no objeto.

Ana Lanfranconi

El cartel es un dispositivo de Escuela, es decir algo que la Escuela designa como un modo, entre otros, de la función de la transmisión. Pero tiene una modalidad específica de funcionamiento que, creo, hay que entenderla como una oportunidad de entrada al discurso. Los que acceden al dispositivo recibirán el nombre de cartelizantes bajo cuya nominación vivirán una experiencia inédita cada vez. Y es a través de un recorrido acotado en el tiempo, agrupados bajo un tema de interés y contando no sólo con cada uno, sino con alguien elegido por los cartelizantes para su orientación en los momentos de dificultad, que realizarán una travesía que en su curso los pondrá a comprobar si es posible sostener el deseo propio no sin contar con los otros. El cartel es una apuesta, un lugar de trabajo donde el producto de cada uno tiene las resonancias de lo que se ha leído en los textos y lo que se ha escuchado en los otros y eso mismo habilita y despierta. Podemos decir que, efectivamente,  el cartel constituye una experiencia que despierta  tal como lo es el análisis mismo y el dispositivo del pase. Todos ellos serios pero no solemnes.

La presentación de los trabajos en una Jornada es el momento donde el cartelizante se desprende de su producto y lo cede para que otro lo tome como causa . El tiempo finaliza para uno y comienza para otro que tomará la posta. En esto se verificará si fue posible la transmisión. En lo personal, la tarea del cartelizante habrá hecho su pasaje del ser al h(a)cer.

Lilia Cristiani

 

DÍAS Y HORARIOS

30 y 31 de julio de 2021

INICIA EL

30/07/2021