El hilo en el laberinto. Algunas lecturas del Seminario El reverso del psicoanálisis


Ediciones Kliné - Ediciones Oscar Masotta, Bs. As., 2019

Autores: Verónica Cohen, Miriam Allerbon, Aida Canan, Dora Daniel, Rita Chernicoff, Laura FUmarco, Alicia Hartmann, Adriana Hercman, Victoria Moreno, Alicia Russ, Clara Salz. enero, 2020


En este nuevo libro, los autores se disponen a retomar el Hilo, aquel que sostienen ya hace varios años, a lo largo del trabajo conjunto del seminario dictado en la Escuela Freudiana de la Argentina, convocados por Verónica Cohen y que cuenta hasta el momento con dos publicaciones. (1)
Llamados a una nueva travesía, despliegan en este tramo, podría enunciar sin temor a equivocarme, la difícil tarea de la transmisión.
Aquello que sostiene el hilo es, sin duda, un deseo de transitar por el discurso que el psicoanálisis es, tejiendo espacios para su transmisión. Y claro está, no sin consecuencias para quienes se dispongan a su lectura.Ya en sus primeras páginas nos señalan que el psicoanálisis es un síntoma en la historia del saber. Lacan ubica a la ciencia como aquello que forcluye al sujeto. Lo que la ciencia deja de lado es la estofa que el psicoanálisis toma.
Es a través de un lapsus, de un sueño, del chiste, de un acto fallido y del síntoma, en donde encontramos ese otro saber, el saber del inconsciente.
El 10 de diciembre de 1969, Jacques Lacan inaugura su Seminario XVII: El reverso del psicoanálisis en la Facultad de Derecho de La Sorbona. Tiempos cercanos al Mayo Francés, a su expulsión de la École Normale Supérieure, y en este tercer desplazamiento –así lo llama él mismo– en estos nuevos muros, nos presenta los cuatro impromptus, la producción de los cuatro discursos: el
del Amo, el Universitario, el de la Histeria y el del Analista.
La construcción de los discursos está estrechamente ligada a la escritura: el discurso fundamentalmente “se lee” y por lo tanto traza el horizonte de lo que es posible o imposible de escribir.
Pero los nuevos muros no son barreras. Lacan se hace oír fuera de su seminario, en las escaleras del Panteón, en radio y luego en televisión. Lacan sale a la calle.

Su posición es política y ética. Mediante éstos cuadrípodos nos recuerda su proyecto enunciado en su Escrito de 1966 “De nuestros antecedentes” de “retomar a partir del reverso” los trabajos de Freud. Esta es la manera en que nos invita a leer a Freud. Y así, ya que como nos anticipara, a nosotros nos toca ser lacanianos, los autores de éste libro: Verónica Cohen, Miriam Allerbon, Aida Canan, Dora Daniel, Rita Chernicoff , Laura Fumarco, Alicia Hartmann, Adriana Hercman, Victoria Moreno, Alicia Russ y Clara Salz, se disponen a interrogar el decir de Lacan.
Por esa vía trazada en su enseñanza, el lector encontrará en éste texto, una pregunta que insiste y recorre cada capítulo, explícita o implícitamente: ¿Cuál es la necesariedad de articular el psicoanálisis como discurso?
Cada autor aportará un giro propio en un intento de desentrañar esa interrogación. Las preguntan se complejizan a medida que avanza el trabajo y abren nuevas vías para avanzar en la problemática. Es así que se apoyarán o recomendarán la lectura de Marx, Hegel, Hilbert, Gödel, Kierkegaard, entre otros.
A medida que las letras discurren, nos interpelan con nuevas reformulaciones tales como: ¿A qué se refi ere Lacan con aquello que formulara el año anterior “la esencia de la teoría psicoanalítica es un discurso sin palabras”?
¿Qué giro produce en este seminario? ¿Cómo entender este” aparato” que enlaza los términos S1, S2, $, a y los lugares invariables semblante, goce, producción y verdad? ¿Qué relación hay entre saber, verdad y goce? ¿Qué estatuto adquiere el a en tanto plus de gozar?
A mi entender, en El Hilo en el laberinto. Lecturas del Seminario El reverso del psicoanálisis, los autores plasman en acto, en su acto de escritura, en lo que escriben de lo que ellos mismos leyeron, que en la práctica analítica no importa tanto el saber en tanto erudición, saber que se reserva
al discurso Universitario; ni el saber que permite creer que todo es posible, que es el que busca el Amo; en todo caso, lo que sí importa es el saber acerca de lo que no anda, del penar demás, única justificación de nuestra intervención como analistas.
Recomiendo al lector que se detenga en el libro en el espacio reservado para las preguntas y comentarios. Allí podrá encontrar la riqueza del intercambio, del pensar con otros, el modo en que se entrama el texto con la elaboración que cada quien va haciendo en la medida que lo aborda. Un
verdadero trabajo de discurso.
Discurrir por esta lectura nos muestra el camino que va de una economía libidinal a una economía de discurso. Un nuevo orden: del campo libidinal al campo del goce. Podría decir que constituye la vía regia para aproximar lo real que concierne a la práctica analítica: lo real del goce.
La vía trazada por Freud es el hilo que, a modo de posta, tomó cada quién en este tramo de su lectura para una nueva articulación. Quedan invitados a asirse.
El Hilo continuará…

Marcela Rammuni


1 El hilo en el laberinto. Lectura del Seminario La angustia y sus referencias. Ediciones Kliné, Ediciones Oscar Masotta. Bs. As., 2013. El hilo en el laberinto. Lectura del Seminario De un Otro al otro. Ediciones Kliné. Ediciones Oscar Masotta, Bs. As., 2015.